La Academia Mexicana de Derecho Internacional

 
Consejo Directivo Reseña Histórica Orden Mexicana del Derecho, la Cultura y la Paz Memoria Fotográfica Publicaciones de la Academia Convenios Académicos
 
Reseña Histórica

Plenamente convencido de la bondad de los sabios principios en que se funda el Derecho Internacional, materia eficaz que, bien aplicada, puede servir para encontrar la justicia y la paz, íntimos deseos de la humanidad. Convencido también de la necesidad de que cada día nuestro país haga presencia en todos los foros de ciencia de este mundo globalizado y proclame el imperio de las leyes, el derecho a la vida tranquila y los derechos humanos, me quedé cierto de la indispensable actuación de la Academia Mexicana de Derecho Internacional y que trabajé, sin descanso, en un intenso estudio de la materia que le da el nombre, ciencia de todo valor para convivir entre pueblos y entre los Estados.

La Academia tiene historia y experiencia. Historia ligada a la Patria Mexicana, a sus luchas y a sus héroes y experiencia aportada por los más grandes profesionistas dedicados al entendimiento del derecho y también de personajes del país y del exterior. Ha ganado un prestigio sano, sus actividades han trascendido a los lugares más apartados, se le ha conocido como la voz del Derecho Internacional de México.

La Academia Mexicana de Derecho Internacional debe de perpetuarse y debe de ser escuchada dentro y fuera. Conferencias y trabajos constantes darán las opiniones de este grupo, conocedor del derecho, y que de ellos salga el pensamiento de México.

Para presentar a la Academia me eché a cuestas una labor de búsqueda de los antecedentes que dieron origen a este Colegio, saber como se idealizó, como se formó y quienes la formaron y, he descubierto, con singular sorpresa, del gran concurso de personalidades que han compartido la idea de dar vida activa a este grupo para que, como Academia, sirva al país, sirva a los hombres que lo forman y sirva a sus Instituciones, aportando opiniones, con críticas constructivas, con argumentos que proclamen la justa razón del sentir mexicano.

La tarea no fue del todo fácil; preguntas y lecturas se multiplicaron, pero siempre encontré buenas voluntades, personas amigables, dispuestas a la ayuda. En el cuerpo diplomático hallé un gran interés por colaborar, por ayudarme a localizar personas del exterior o a saber de hechos. En el curso de la investigación aparecían grandes figuras interesadas en la ciencia del derecho y en la creación de la Academia. Discursos y tesis, dignas de analizar y anotarlas en este texto, estimularon la Constitución de la Academia, como una Institución formal. Tiempo habrá para publicar estos estudios y las voces de los Académicos que han ingresado.

La responsabilidad de este trabajo es mía, las citas y los hechos narrados se tomaron de documentos o de palabras de personas capaces y dignas de confianza. Por sus informes, importantes todos, doy las gracias a la Secretaría de Relaciones Exteriores, en las personas del Sr. Subsecretario de Cooperación Internacional, Lic. Javier Treviño Cantú y del maestro, Dr. Abraham Montes de Oca, Director Internacional, así como también al Senador Miguel Alemán, dilecto amigo, por escudriñar en sus libros, al Sr. Lic. Luis Maldonado Venegas, Presidente de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, eficaz auxilio del Dr. Carlos Casillas Vélez y la Emb. Consuelo Sáenz de Miera.

Ciudad de México, 1998

Lic. Rubén Ruiz Alcántara

 
Los Ideales

Uno de los Institutos Científicos más antiguos de América, lo es, sin duda, la Academia Mexicana de Derecho Internacional, cuya historia se remonta a la época en que se inicia la Guerra de Independencia de México. El líder del movimiento independentista, el Padre de la Patria, Cura Don Miguel Hidalgo y Costilla, entra en la Ciudad de Guanajuato el día 26 de noviembre de 1810 y viendo la extensión que había cobrado la lucha a favor de la Independencia, pensó en estructurar la vida política del país y, a tal fin, nombró dos Ministros y esbozó una misión diplomática muy delicada que puso en manos de Don Pascasio Ortiz de Letona a quien nombra “Mariscal de Campo, Plenipotenciario y Embajador de nuestro cuerpo, cerca del Supremo Congreso de los Estados Unidos”, ello con “todo nuestro poder y la facultad en la mas amplia forma que se requiere y sea necesaria para que por vos y representando nuestras propias personas y conforme a las instrucciones que os tenemos comunicadas, podéis tratar, ajustar y arreglar una alianza ofensiva y defensiva, tratados de comercio útil y lucroso para ambas Naciones y cuanto mas convenga a nuestra felicidad, accediendo y firmando cualesquiera artículos, pactos o convenciones conducentes a dicho fin…”.


Don Miguel Hidalgo y Costilla

Este nombramiento y los poderes otorgados se expiden citando como párrafo final “nos obligamos y prometemos en fe, palabra y nombre de la Nación, que estaremos y pasaremos por cuanto tratéis, ajustéis y firméis a nuestro nombre y lo observaremos y cumpliremos inviolablemente, ratificándolo en especial forma, en fe de lo cual mandamos despachar la presente firmada de nuestra mano y refrendada por el infranscrito, nuestro Consejero y primer Secretario de Estado y del despacho. Dado en nuestro Palacio Nacional de Guanajuato a trece días del mes de diciembre de 1810 años. Miguel Hidalgo, Generalísimo de América. José Ma. Chico, Ministro de Gracia y Justicia. Lic. Ignacio Rayón, Secretario de Estado y del Despacho. Lic. Pedro Alcántara de Avendaño, Oidor. Lic. Ignacio Mestas, Fiscal de la Audiencia Nacional. El documento citado lo lleva el Plenipotenciario Ortiz de Letona, portándolo con el mejor cuidado, y se dirigió a Veracruz donde pensaba embarcarse para los Estados Unidos, pero habiéndose hecho sospechoso por cambiar una onza de oro, fue preso por las autoridades realistas de Molango en la Huasteca y trasladado a la capital para ser entregado a la Junta de Seguridad y Buen Orden, pero antes de llegar a México se comió el documento que portaba y al tragarlo quedó muerto de asfixia. Como se ve, Don Pascasio Ortiz de Letona fue el primer Embajador del México Independiente y con él nace la vida diplomática de la nación, y el ejercicio del derecho internacional.

La lucha armada continúa y también los propósitos para organizar un gobierno legítimo del México libre, reafirmándose la necesidad de que éste reciba el reconocimiento de los Estados Unidos que ya había consolidado su Independencia, y como vecinos, se buscaba su apoyo a la causa mexicana. Hidalgo visita al Sr. Lic. Ignacio de Aldama y González, a la sazón, Alcalde de San Miguel el Grande y le agradece el acuerdo que, junto con otros regidores, firmó el 24 de septiembre de 1810, por el cual se reconocía la autoridad de Hidalgo a quien prometían obediencia y colaboración. Poco tiempo después Aldama y su familia salen de San Miguel el Grande y, en el camino se encuentran con Hidalgo, quien dispone que Don Ignacio de Allende que ya dirigía el ejército insurgente, le ratificará a Aldama el grado de Mariscal de Campo y Embajador cerca del Gobierno de los Estados Unidos. El 6 de febrero de 1811 se le confirmó al Lic. Ignacio de Aldama como Embajador comisionado para pasar, en compañía de Fray Juan Salazar, a los Estados Unidos, y cumplir la misión de reconocimiento del Gobierno Mexicano. Antes de salir pide a Allende su apoyo para constituir una especie de colegio que convocara a los estudiantes o conocedores de derecho para que se dedicaran al estudio, desarrollo y codificación del derecho internacional y así llegar a fijar una política exterior de México. El Lic. Don Ignacio de Aldama parte rumbo a los Estados Unidos, pero al pasar por San Antonio de Bejar, es detenido por José Manuel Zambrano, realista consumado, y a pretexto de que no llevaba su pasaporte en orden y sospechas simples, lo remiten a Monclava, junto con el Padre Juan Salazar quedando presos y sujetos a juicio, mientras tanto “El Colegio de Abogados de México hizo borrar a la lista de sus individuos a Ignacio Aldama a causa de su intervención a favor de la Independencia”. Finalmente fue fusilado el 19 de junio de 1811.


Don Ignacio Aldama

Don Ignacio Aldama tuvo el privilegio de estudiar Derecho en la Real y Pontificia Universidad de México y de conocer y discutir las ideas filosóficas y jurídicas que llegaban al país y de conformar su pensamiento con ellas, y con los anhelos americanistas de llevar adelante el “jus soli”, el derecho del suelo, el derecho de la tierra que lo vio nacer y que deseaba volver a expresarse por sí misma ante la comunidad de las naciones. El pensamiento prevaleciente era bien claro y expuesto por este idealista que bien creía en un México libre, presentándolo así al mundo entero y que sea reconocido por las naciones y sus gobiernos, de aquí afirma la necesidad de preparar enviados que salgan al exterior, den a conocer las intenciones justas del pueblo y que estos mensajeros preparados con las teorías del derecho obtengan el convencimiento de otros estados y den apoyo a la causa de independencia. Con estos fines sigue el grupo de juristas y sus aspirantes a la instrucción, constituidos en ese flamante colegio, fundado por Aldama, el estudio de la ciencia del derecho en su especialidad internacional. Estos trabajos no fueron vanos, sus frutos o conclusiones fueron bien recibidas por el gobierno de la nación, admitiendo que la práctica de estos principios logran la unión internacional.

En el México ya independiente, con el Emperador Iturbide se crea un departamento diplomático que formalice las relaciones del naciente país y al mismo tiempo se establece, dentro de las materias de estudio de la Universidad de México una especialización sobre el derecho de gentes. Así nacen los primeros tratados y los primeros vínculos con el exterior.

La idea y el esfuerzo del Lic. Don Ignacio de Aldama para el fomento de esta rama del derecho, no fue infructuoso, su idea fue recogida por tratadistas mexicanos y de su instrucción nace un colegio especializado que dio base a lo que es ahora la Academia Mexicana de Derecho Internacional, que le reconoce como su fundador.

 
Los Inicios
A mediados del siglo XIX, México enfrentaba un inquieto problema político al tratar de consolidarse como nación soberana e independiente. Las pugnas por el control del gobierno entre los grupos de conservadores y liberales impedían la constitución de instituciones sólidas y permanentes, que desembocaron en juntas constantes de abogados empeñados en el derecho de gentes y no alcanzan buenos logros, trabajan, pero sus recomendaciones se desoyen para decidir por el poder político. En abril de 1853, el General Antonio López de Santa Ana, apoyado por el grupo conservador asumió la Presidencia de la República por enésima ocasión y actuó con poder sin límite, con facultades omnímodas, vulnerando las libertades públicas y centralizando el poder en su sola persona. Nuestro colegio queda viviente pero improductivo aunque guardando celosamente el ideal del Lic. Ignacio Aldama, su creador.

Una gran manifestación popular llevada a cabo el 1º de marzo de 1854 expresó el descontento nacional contra la dictadura de Santa Ana. Se proclama el Plan de Ayutla, con la participación de Juan Álvarez, Ignacio Comonfort, Trinidad Gómez y otros de tendencia liberal.

A la cabeza los Generales Juan Álvarez e Ignacio Comonfort, se inicia la revuelta final que derrota a los gubernistas y hace renunciar al Presidente Santa Ana a mediados de 1856, no sin antes, el General Ignacio Comonfort, como un virtual Embajador obtiene, en su visita a los Estados Unidos, recursos económicos y armamento que le ayuda al triunfo de sus tropas.

Con la proclamación del Plan de Ayala se inició el período que culminaría con la Organización del Congreso Constituyente de 1856 y, con la promulgación de la Constitución Política de 1857, texto constitucional que estableció los principios políticos fundamentales que rigen la vida ciudadana del país. Al amparo de esta ley fundamental crece la necesidad del estudio avanzado del derecho internacional que fortaleciera la presencia de México en el extranjero.

En 1861 el Lic. Benito Juárez es electo Presidente de la República y de él se recibe todo el apoyo para estimular la creación de un cuerpo académico que se especializara en el Derecho Internacional Público. Durante su gobierno se habla de darle vida legal a la que sería después la Academia Mexicana de Derecho Internacional.

El General Porfirio Díaz, Presidente de la República en varias etapas (1876 a 1911) apoya los trabajos académicos, da un trato especial a las relaciones exteriores de México y se hacen en su época los primeros intentos para legalizar la existencia de la Academia.


lio Portes Gil, Presidente de la República.

 
El Primer Intento
El primer intento formal para darle vida a la Academia Mexicana de Derecho Internacional nació de una propuesta que el Sr. Lic. Salvador Diego Fernández hizo ante el grupo de maestros de la Universidad Nacional de México, idea que acogieron con beneplácito los distinguidos juristas de la época, Lic. Genaro Fernández Mac Gregor y Alberto María Carreño y quienes dictaron las bases constitutivas de la Academia, para convocar después a otros catedráticos y doctores en derecho a fin de que quedara instalada legalmente la Academia Mexicana de Derecho Internacional, haciendo grato recuerdo a los ideales del Lic. Don Ignacio de Aldama y González. A este llamado asisten las más grandes personalidades de la ciencia del derecho y levantan un acta que, entre otras cosas, se redacta como sigue:

“En la Ciudad de México, a los treinta y un días del mes de marzo de mil novecientos diecinueve, reunidos los suscritos en la casa número uno de la calle de Gante, por invitación de los Señores Licenciados: Salvador Diego Fernández, Genaro Fernández Mac Gregor y Alberto María Carreño, para fundar la Academia Mexicana de Derecho Internacional, procedieron a discutir las bases constitutivas de la Academia. Aprobadas en lo general, fueron puestas a discusión una a una y habiendo hecho uso de la palabra los Señores Canseco, Carreño, Diego Fernández, Fernández Mac Gregor, García Landa Noriega, Pérez Verdía, Ramos Pedrueza y Rebolledo, se aprobaron por unanimidad de votos las siguientes:

PRIMERA.- El nombre de la asociación será ACADEMIA MEXICANA DE DERECHO INTERNACIONAL y tendrá su domicilio en la Ciudad de México, pero podrá establecer sucursales en otros puntos de la República o del Extranjero.

SEGUNDA.- La Academia Mexicana de Derecho Internacional es una Institución Científica que tiene por objeto:

I.- Establecer un comercio de ideas entre todos los individuos que en México se dediquen al estudio del derecho de gentes.
II.- Fomentar el estudio y difundir el conocimiento del derecho internacional.
III.- Abogar porque la norma única de las relaciones entre los estados sea la justicia.
IV.- Abogar por el perfeccionamiento del derecho de gentes positivo.
V.- Cooperar en la gran obra de codificación del derecho internacional.
VI.- Estudiar y discutir los problemas de derecho internacional y especialmente los relativos a nuestra Patria y al Continente Americano.
VII.- Publicar una revista y fundar una biblioteca de derecho internacional.
VIII.- Patrocinar la publicación de obras sobre derecho internacional y organizar concursos sobre puntos especiales de esta ciencia, otorgando premios o recompensas honoríficas a los vencedores.

Siguen más cláusulas hasta la décima que tratan de ser estatutos para el régimen de la Asociación, y termina:

A continuación se procedió a elegir en escrutinio secreto, la Junta Directiva de la Academia y el resultado fue el que sigue:

Presidente, Lic. Julio García; Vocales, Lic. José López Portillo y Rojas, Lic. Salvador Diego Fernández, Lic. Genaro Fernández Mac Gregor, Lic. Antonio Ramos Pedrueza, Lic. Fernando Noriega; Tesorero Lic. Alejandro Quijano, Secretario Alberto María Carreño”

Antes de cerrar el acta hace uso de la palabra el Lic. Salvador Diego Fernández para manifestar: que aunque mucho agradecía el honor que se le dispensaba al elegirlo vocal, se veía obligado a renunciar, toda vez que en los momentos actuales está encargado de la Secretaría de Relaciones Exteriores y la idea de quienes han tenido el proyecto de organizar la Academia es que ésta surja y se desarrolle como institución desligada de la política interior y exterior del Gobierno de la República. Agregó el Sr. Diego Fernández que su presencia en la junta directiva quizás daría lugar también a una torcida interpretación, si alguna vez opiniones asentadas en la revista, que ha de ser órgano de la Academia, pudiera parecer que eran directamente sancionadas por él, aún cuando se dijera en la misma revista que de los juicios emitidos sólo son responsables sus autores y que, en consecuencia, instaba para que se le admitiera la renuncia. Tras una breve discusión en la que tomaron parte los Señores Canseco, Carreño, Landa, Pérez Verdía y Rebolledo, la Asamblea acordó que éste último, el Sr. Lic. Don Efrén Rebolledo, funja como vocal interino por el tiempo que dure el impedimento señalado por el Sr. Lic. Salvador Diego Fernández.

A petición del Sr. Lic. Carreño se dio un voto de gracia al propio Sr. Diego Fernández, no solo por haber sido él quien tuvo la idea de crear la Academia, sino por su propósito de asegurar su éxito. Una manifestación semejante se hizo a los Señores Lic. Fernando Mac Gregor y Carreño que con el Sr. Diego Fernández han cooperado a organizar la Academia.

En seguida, el Sr. Diego Fernández, que presidió la Asamblea declaró estar debidamente establecida la Academia Mexicana de Derecho Internacional, y para constancia suscriben la presente acta: Salvador Diego Fernández, Genaro Fernández Mac Gregor, Alberto María Carreño, Julio García, José López Portillo y Rojas, Luis B. Valdés, Benito Pérez Verdía, A. Arteaga, F: G: de León, Fernando Noriega R. de la Garza Ramos, Luis Manuel Rojas, Alejandro Quijano, J. Starr Hunt. Firmados.

Aunque esta acta nunca quedó protocolizada notarialmente para darle el valor legal, si se considera como el documento más importante que da vida legítima a la Academia Mexicana de Derecho Internacional. La revista oficial de la Academia se publicó con muy buenas colaboraciones. Pocos números siguieron y los trabajos de la Academia se concretaron a formar un reglamento interno que no se llegó a imponer como norma de acción, ya que distraía mucho a las funciones académicas la situación política del país que para esas fechas estaba envuelta en desordenes de la Revolución Mexicana. Para ese tiempo y hasta 1925 era Presidente de la República Don Venustiano Carranza.

Los primeros socios, registrados como Académicos fueron los Señores Licenciados: Bartolomé Carvajal, Crisóforo Canseco, Efrén Rebolledo, Francisco Pizarro Suárez, Ricardo Arteaga, Enrique Landa, Antonio Jáuregui, Raúl Arteaga y P. de León, Miguel R. Cárdenas, Eduardo Baz, Carlos Bellina, Javier Cuevas, Rutilo Berlanga, Manuel Castelazo Fuentes, J.L. Starr Hunt, Agustín Garza Galindo, Fernando Noriega, Antonio Pérez Verdía Jr., Julio Zapata, Rafael Zubarán Capmany, Juan Sánchez Azcona, Miguel V. Avalos, Rómulo Becerra, Carlos Trejo y Lerdo de Tejada, Gerardo Toledo, Federico N. Solórzano, Roque Estrada, Luciano Wiechers, Emilio Pimentel, Julio García, Manuel Cervantes Rendón, Honorato Bolaños, Guillermo Sánchez Barquera, José N. Macías, Miguel Lanz Duret, Fernando González Roa, Flavio González, Manuel A. Chávez, Aquiles Elorduy, Fravio Pérez Gazca, Luis Manuel Rojas, Fernando Duret, Benito J. Pérez Verdía, Fernando Orváñanos Quintanilla, José López Portillo y Rojas, Miguel Alesio Robles, Manuel Gómez Morín, Antonio Ramos Pedrueza, Rafael Pardo, Aurelio Lomelí, Enrique Martínez Sobral, Atenedoro Monroy, Luis B. Valdés, José L. Cossio, Balbino Dávalos, Rafael de la Garza y Campos, Francisco G. de Cosío, Antonio Caso, Francisco J. César, Agustín M Lazo, Enrique Arroyo, Fernando Lizardi, Ezequiel A. Chávez y Carlos Robles, además de los Señores Juan B. Delgado y Luis Ricoy.

 
Primera Etapa

En 1929, con la llegada a la Presidencia de la República del Sr. Lic. Don Emilio Portes Gil, viene una etapa en la que se estimula la preparación y especializaciones en la ciencia del derecho, y de manera especial se cultiva el estudio del derecho internacional, tanto en las Universidades como en grupos, dentro de los que se destacan los postulantes a la carrera diplomática. El Presidente Portes Gil actuó de manera personal y definitiva para promover la creación definitiva de la Academia de Derecho Internacional, tiempo después fue uno de los funcionarios de esta Institución, cuando ya fue organizada, tomó el cargo de Vicepresidente del Consejo de Honor.


Lic. Don Emilio Portes Gil, Presidente de la República.

Fortalecido ya el gobierno de la revolución, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México se preocupa por acercarse a todas las naciones del mundo, dar valor a la carrera diplomática y dentro de su preparación, por ser conocimiento principal para su desempeño, se intensifica el estudio y codificación del derecho internacional. Sigue el grupo de mexicanos que, como colegio exclusivo o como asociación, avivan su cultura jurídica que se nutre con antecedentes propios y extraños, como los avances logrados por los esfuerzos de los grandes estados, para lograr su autonomía nacional, cimentada en concepto de derecho surgidos de notables escritores modernos que bien lo aplican a nuestras costumbres y nuestro medio social. El estado mexicano como persona de derecho internacional, admite que tiene, incuestionablemente, derechos y obligaciones, y ellas, por supuesto, se refieren a cosas y personas y a relaciones recíprocas, de aquí pues, viene para actuar la liga inseparable del derecho internacional con la diplomacia, como de la diplomacia con el derecho internacional. La Academia, Institución en ciernes, va tomando forma y empieza a ser admitida como el necesario colegio de la especialización tan conveniente en la época.

En 1946 se celebra en el Castillo de Chapultepec conferencia interamericana sobre problemas de la guerra y la paz con asistencia de todos los Secretarios de Relaciones Exteriores de América y bajo la Presidencia del Lic. Ezequiel Padilla, Secretario de Relaciones de México y se le da a la Academia participación con ponencias y breves consultas.

En el año de 1947, a iniciativa del Sr. Presidente Lic. Miguel Alemán y con su decidido apoyo se programa la posibilidad de constituir formalmente una asociación civil, independiente, no gubernamental que tomara los principios y antecedentes que ya existían para fundar “La Academia Mexicana de Derecho Internacional”.

Se convocaron a los maestros y estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México y se dieron algunas conferencias. Funcionó como un grupo de especialistas, reconocidos por la Secretaría de Relaciones Exteriores, como antes lo había hecho.


Lic. Miguel Alemán Valdés, Presidente de Honor de la Academia y gran benefactor

Fue hasta el 5 de agosto de 1960 que en una reunión en la residencia del Lic. Ezequiel Padilla, Exsecretario de Relaciones y llamado el Canciller de las Américas, se dio el paso más definitivo para la constitución de la Academia, pues, con la asistencia de dos Expresidentes: Lic. Miguel Alemán y Lic. Emilio Portes Gil, se redactaron los estatutos de la Asociación Civil, según texto dirigido por el Sr. Lic. Luis Quintanilla, y auxiliado por el Lic. Luis de Gonzaga Sevilla, quienes habían tomado parte activa para la organización. En ese acto se aprueba el proyecto de reglas sociales, se designa al Presidente de la República, en ese tiempo, el Sr. Lic. Don Adolfo López Mateos como Presidente Honorario, al igual que a los Expresidentes citados, y se declara que el gobierno de la Academia quedaría formado por dos consejos, uno de honor y otro el directivo. Para el primero de ellos se integra al Sr. Lic. Don Antonio Carrillo Flores y Sr. Lic. Alfonso García Robles, y como Presidente del Consejo Directivo se designa al Sr. Lic. Don Aarón Sáenz.

El mismo mes de agosto de 1960 la Academia reúne en una ceremonia de particular solemnidad, celebrada en el Castillo de Chapultepec y presidida por el Sr. Presidente de la República, Lic. Don Adolfo López Mateos, con la asistencia de los Expresidentes Don Emilio Portes Gil y Miguel Alemán, donde se escucha la propuesta para que la Academia instituya la orden mexicana del derecho, la cultura y la paz, como condecoración internacional que se pueda otorgar a los practicantes de esta ciencia y a personajes del mundo que lleven relaciones con nuestro país y sean consecuentes con sistemas de paz, justicia y libertad. La proposición es bien aceptada, se suscribe un documento que después queda protocolizado y seguido de innumerables gestiones queda registrada como medalla y lema de propiedad única de la Academia Mexicana de Derecho Internacional. Estas gestiones fueron hechas en París por el Dr. Luis Sevilla y Dr. Medhad El-Masri, Presidente y miembro del Consejo de Honor.


Dos Ex Presidentes de México: Miguel Alemán y Emilio Portes Gil, y el Presidente Adolfo López Mateos (Centro) después de discutir la reestructuración y organización de la Academia Mexicana de derecho Internacional,
con varios funcionarios, en la casa del Lic. Ezequiel Padilla y queda instituida la Orden
mexicana del Derecho, la Cultura y la Paz., diseñandose la condecoración.

 
La Constitución
Por escritura pública número 21,126 de fecha 17 de septiembre de 1964 pasada ante la fe del Lic. Heriberto Román Talavera, Notario 62 del Distrito Federal, quedó constituida legalmente la Academia Mexicana de Derecho Internacional como Asociación Civil, y quedó inscrita en el Registro Público de la Propiedad bajo el asiento número 229, a fojas 373, Volumen 28. El objeto social que se consigna es muy extenso y, entre otras cosas, dice que “se deberá de procurar, para la mejor consecución de sus fines que las más distinguidas personalidades mexicanas y extranjeras, doctas en el derecho internacional, adquieran la membresía de la Academia”. Siguen los fines sociales disponiendo que se establezcan relaciones con otros organismos filiales, que se “procure la codificación del derecho internacional, esforzándose para que en ella sean plasmados los postulados mexicanos”, “el aportar al Gobierno de la República concurso consultivo, sea atendiendo su solicitud de opinión, sea, ofreciendo al Estado las sugerencias que estime pertinentes y oportunas” y por último agrega que se mantengan “sentimientos y relaciones confraternales entre sus asociados para su mejor bien y cuando sea menester, procurarles toda clase de asistencia”. La Academia está integrada por miembros: Académicos de Honor; Académicos Titulares de Sitial; Académicos Honorarios y Miembros Benefactores.

Para estas fechas la Academia ya era conocida y aceptada por organismos internacionales. Se le distinguía como el portador de la voz de México en materia de derecho internacional. En acto solemne la Academia se instala, como Sede circunstancial, en la Corte Internacional de Justicia, Palacio de la Paz, de la Haya, Holanda, para recibir como Académicos Honoris Causa a los Jueces Andel-Hamid Badawi, Fouad Ammoun, de Líbano, Dr. Luis Bustamante y Rivero de Perú, Dr. Federico de Castro y Bravo de España, Eduardo de Arciniega de Uruguay, Philip Jurgen Jessup de Estados Unidos, Vladimir Koretski de Rusia, Manfred Lechs de Polonia, Gaetano Moreli de Italia, Herman Mosler de Alemania, Cotarro Tanaka de Japón, J.V. Viniarski de Polonia, Maummed Zafrualla Khan de Pakistán y Hubert Zoricic de Yugoslavia. La ceremonia la preside el Dr. Luis Gonzaga Sevilla con la asistencia de gran número de académicos. Cabe señalar que México ha tenido a tres Jueces en este gran Instituto, que son Dr. Don Isidro Fabela Alfaro, Don Luis Padilla Nervo y Don Roberto Córdova, todos ellos miembros de la Academia Mexicana de Derecho Internacional.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) tiene registrada a la Academia como Organismo Privado, con representación permanente y asiento en su edificio de Nueva York. Registro de Organismos Internacionales, establecido por el tratado de Versalles, cuyos documentos se encuentran en Bruselas, Bélgica. Por especial comunicado de fecha 10 de septiembre de 1996, otorgó el registro oficial a la Academia, bajo la clave PU-929 y por ende es miembro admitido como colaborador.

Entre los Jefes de Estado y de Gobierno extranjero que han ingresado a la Academia, recibiendo el grado Honoris Causa, destacan El Emperador de Etiopía Haile Selasie, el Rey Faysal de Arabia Saudita, los Primeros Ministros de la India Jawaharlal Nehru e Indira Ghandi, Habib Burguiba, Presidente de Túnez, Lord Mountbatten Gobernador de Burma, la Reina Beatriz de Holanda, Agostino Casarolli, Canciller del Vaticano, Julio Andreotti, Primer Ministro de Italia, Joseph BROS Tito, Presidente de Yugoslavia, Agmed Sukarno, Presidente de Indonesia, la Reina Fabiola de Bélgica y está propuesto su pronto ingreso de S.M. el Rey Juan Carlos de España y el Presidente de Egipto

Altos funcionarios del gobierno, tanto de México como extranjeros, ingresan en esa etapa de primera vida legal de la Academia, entre ellos mencionaremos al Embajador Emérito Rafael de la Colina, Embajador Alfonso García Robles, Embajador Luis Padilla Nervo, Lic. Santiago Roel, Lic. Hugo B: Margain, Lic. Antonio Francoz, Embajador Héctor Gros Espiell, Dr. Agustín Basave y Fernández del Valle, Dr. Jorge Carpizo, Dr. Jaime Torres Bidet, Dr. Agustín García López, Dr. Alfonso Guzmán Neira, Lic. Ezequiel Padilla, Lic. Delfín Sánchez Juárez, Lic. Emilio Portes Gil, Dr. Carlos Arellano García, Lic. Antonio Ortiz Mena, Lic. Rosario Green, Dr. Manchfriend Lachs, Dr. Euquerio Guerrero López, Sir Crispín Ticket, Dr. Emilio Rabasa, Dr. Fernando Zamora Millan, Magistrado Gloria Sánchez Hidalgo, Dr. Ernesto Flores Zavala, Magistrado Esther Talamantes Perales, Dr. Medhat El-Masri, Almirante Manuel Zermeno Araico, Nuncio Apostólico Mons. Girolamo Prigione, Embajador Lic. Francisco García Sancho, Dr. José Gómez Godoy, Dr. Juan Highland, Dr. Mario Moya Palencia, Dr. Gustavo Romero Kolbech, Honoris Causa Dr. Michael Gorbachov.

Académicos de ingreso a 1966 están, Lic. Francisco Doria Paz, Saltiel Alatriste, Miguel Alemán Velasco, Carlos Casillas Vélez, Dra. Angelina de la Vega, Dr. Antonio Francoz Rigalt, Dra. Alma del Río, Lic. Guadalupe Gómez Maganda, Lic. Roberto Casellas, Lic. Alejandro Gómez Maganda, Clara Montero, Marco Antonio Muñoz, Dr. Carlos M. Paz, Manuel Reguera Rodríguez, Lic. Humberto Rubalcaba, Lic. Consuelo Sáenz de Miera, Dr. Jesús Ferrer y Gamboa, Lic. Luis Malpica de la Madrid, Lic. José de la Sierra, Lic. Rubén Ruiz Alcántara, Lic. Pedro Ojeda Paullada, Lic. Ernesto Pinchetti, Lic. Lilia Cisneros, Dr. Carlos Arellano, Embajador Yací Rovira, Ernesto Greter, Humberto Rubalcaba, Ernesto Flores Zavala, Enriqueta O. de Greter, Federico del Real, Fernando Castro y Castro, José Madariaga, Eduardo Brena.

Con Sede en Dallas, Texas, se cuenta con el capítulo Texas, del cual es Presidente el Juez Jonh Maclellan Marshall y Secretario, el Juez Cristóbal A. Adolph P. Canales, Dr. William R. Eddelman, Dr. Morris Harrel, Dr. W. David Holliday, Dra. Bárbara M.C. Lynn, Dr. Edgar J. Marston, Dr. Burke Martín, Dr. Joseph W. Mcknight, Dr. Don G. Navarro, Dr. Daniel Pérez, Dr. Marion Slogan, Dr. George Solares y Dr. Roberth S. Vial.

En esta primera etapa activa de la Academia, se celebraron algunas ceremonias de trascendencia especial entre las que destacan:

Ceremonia Solemne celebrada en la Corte Internacional de Justicia, en el Palacio de la Paz, de la Haya, Holanda, presidida por el Dr. Luis de Gonzaga Sevilla y del Villar, con motivo del ingreso a la Academia de varios de los Jueces de la Corte, con discurso para la recepción de ellos.

Ceremonia Solemne celebrada en el Castillo de Chapultepec, en 1960, presidida por el Sr. Lic. Don Adolfo López Mateos, Presidente de la República y por los Expresidentes Don Emilio Portes Gil y Don Miguel Alemán Valdés, para honrar la institucionalidad de la Academia y crear la Orden Académica del Derecho, la Cultura y la Paz.

Ceremonia Solemne celebrada en Guelatao, Oax., presidida por el Sr. Lic. Adolfo López Mateos, Presidente de la República, en 1960, para honrar al Sr. Lic. BENITO JUAREZ, Benemérito de las Américas, en la cual se le ofrendó la Presea de la Orden Mexicana del Derecho, la Cultura y la Paz, el Diploma e Insignias que se encuentran en la Sala Juárez, Palacio Nacional.

Ceremonia Solemne celebrada en Guanajuato, Gto., en 1987, en honor de los Héroes de la Independencia Nacional, habiéndose rendido particular culto a DON MIGUEL HIDALGO Y COSTILLA, en la Alhóndiga de Granaditas, hoy Santuario de la Independencia donde además se ofreció diploma, collar y presea DON IGNACIO ALDAMA y se celebró en la Universidad de Guanajuato un Convenio de Colaboración entre dicho centro docente y la Academia, en cumplimiento del cual algunos de sus académicos han impartido cursos de Derecho Internacional en ella.

Ceremonia Solemne celebrada en Nueva York, EUA, en 1988 en la Sede de la Organización de las Naciones Unidas, donde por primera vez una asociación académica sesionó en su Auditorio Oficial, con motivo del ingreso del Sr. DON JAVIER PÉREZ DE CUELLAR, Secretario General de las propias Naciones Unidas, quien ya contaba con una membresía muy anterior al acto.

Por escritura pública 177,530 de fecha 8 de septiembre de 1966, pasada ante la fe del Sr. Lic. Roberto Núñez Escalante, Notario 112 del Distrito Federal, inscrita en el Registro Público de la Propiedad bajo el número 205, a fojas 300, Volumen 29, se hizo constar la protocolización del acta de Asamblea donde se trató entre otros puntos importantes, nombramientos del Consejo de Honor.

Para este tiempo se habían designado como Presidentes de Honor a los Señores Presidentes de la República, Gustavo Díaz Ordaz, Adolfo López Mateos, Miguel Alemán y Emilio Portes Gil y Vicepresidentes de Honor a los Exsecretarios de Relaciones: Aarón Sáenz, Ezequiel Padilla, Jaime Torres Bidet, Luis Padilla Nervo, Manuel Tello y José Gorostiza; es Presidentes de la Academia Dr. Roberto Esteva Ruiz, Dr. Luis Gonzaga Sevilla, Dr. Alfonso García Robles y Dr. Luis Quintanilla.

El Consejo Directivo de la Academia se formaba: Presidente, Dr. Aarón Sáenz; Vicepresidentes, Dr. Javier Rondero, Dr. Oscar Rabasa y Dr. Alfonso Guzmán Neyra; Secretarios Generales, Dr. Octavio Reyes Spíndola, Dra. Esther Talamantes, Dr. Joaquín Cisneros Molina y Dr. Roberto Núñez Escalante; Vocales, por orden alfabético, Dr. Miguel Alemán Velasco, Dr. Javier Baz Manero, Sr. Rafael Brena Torres, Dr. Antonio Castro Leal, Dr. Ernesto Flores Zavala, Dr. Agustín García López, Dr. Plácido García Reynoso, Dr. Francisco García Sancho, Dr. Francisco Javier Gaxiola, Dr. Antonio Gómez Robledo, Dra. María Lavalle Urbina, Dr. José López Portillo, Dr. Carlos Novoa, Dr. Julio Santoscoy, Dr. Genaro Vázquez y Dr. Antonio Francoz Rigalt; Secretarios Auxiliares, Dr. Jesús Ferrer y Gamboa, Dra. María García y García (Tesorera), Dr. Rubén Ruiz Alcántara, Dr. Oswaldo Shon, Dr. Gonzalo Vázquez Colmenares y Dra. Esperanza Velásquez Bringas. Para llevar la Cancillería de la Orden Mexicana del Derecho, la Cultura y la Paz, se designa Canciller al Dr. Ezequiel Padilla y Vicecancilleres al Dr. Luis Gonzaga Sevilla y Dr. Manuel J. Sierra, Secretarios Generales, Dr. Manuel Cervantes Rendón y Dra. Gloria Sánchez Hidalgo, además de un grupo de Vocales, como sigue: Dr. Juan Manuel Álvarez del Castillo, Dr. Mariano Armendáriz, Dr. Gilberto Bosques, Dr. Nabor Carrillo Flores, Dr. Jorge Dessle Segura, Dr. Rogelio de la Selva, Dra. Adela Formoso de Obregón, Dra. Amalia G. C. de Castillo de León, Dra. Gloria León Orantes, Dr. José Ortiz Tirado, Dr. Francisco Alfonso Ramírez, Dr. Luis Sánchez Pontón, Dr. Eduardo Suárez y Dr. Almirante Manuel Zermeno Araico, y por último como Funcionarios Auxiliares, Dr. Fiacro Quijano Méndez, Dr. Rafael G. Rosas y Dra. Aspasia Saitas de Garzoni

La Academia Mexicana de Derecho Internacional trabaja con especial empeño en incrementar su membresía, en actuar como observador de las Relaciones Exteriores de México, organiza conferencias sobre el tema de la Política Internacional de México, recibe ingresos de Embajadores y de altos Funcionarios del Gobierno Federal.

La Sede oficial de la Academia se estableció desde el año de 1960 en la conocida “Casa del Risco”, antigua residencia del Sr. Dr. Isidro Fabela, quien por una manifestación de su voluntad y después legado expreso, pidió que la Academia ocupara el piso superior del edificio-residencia y entre ellos se localiza el auditorio o sala de conferencias, con un aforo de 65 personas. En ese lugar se instalan las oficinas y en el salón anexo se celebran actos sociales, además de sala para togarse y cuenta con equipo de sonido y posibilidad para proyección de películas.

Este desarrollo que fue habitacional y almacén de recuerdos históricos y de ciencia, como lo es la importante biblioteca que contiene apuntes, libros, periódicos y textos del Diplomático Don Isidro Fabela, realmente consta de dos edificios, uno el que fue habitación de su propietario y el otro que es ahora museo histórico, donde está una fuente de atracción increíble, que fue hecha con trozos de porcelana traído de todos los lugares que conoció el Dr. Isidro Fabela. Las casas se localizan en San Ángel, población al sur de la Ciudad de México, en el jardín de San Jacinto números 5 y 15. El lugar es hermoso y considerado como patrimonio histórico de la Ciudad.

El Sr. Isidro Fabela, por dos años, antes de que ocurriera su muerte en 1964, fue Presidente del Consejo de Honor de la Academia y buena preocupación tenía por la marcha de las funciones académicas, labor que le tomó especial consideración, cuidando mucho por el buen prestigio y desarrollo de la diplomacia mexicana, de la que fue digno representante de nuestro país. La Academia ha respetado su memoria y le guarda gratitud por haberle dado casa.

Los edificios están dados en administración por un fideicomiso al Banco de México que ha otorgado la ocupación de la parte baja al Instituto Mexicano de Cultura, quien cuida celosamente su parte por ser digno sucesor de bienes de un gran Mexiquense, como lo fue Don Isidro Fabela.

En este recinto académico se han recibido grandes personalidades como lo fueron Embajadores, Ministros de Estado, etc.

El Presidente de la República, Lic. José López Portillo asistió en varias ocasiones y compartió ceremonias y especiales ocasiones sociales donde se le dio comida mexicana. Igualmente los Presidentes Emilio Portes Gil, Miguel Alemán y Adolfo López Mateos, presidieron ceremonias y actos académicos y sociales en esta Sede.

Otra escritura pública, la número 41,229, de fecha 9 de julio de 1982, pasada ante la fe del Lic. Roberto Núñez Escalante, Notario 112 del Distrito Federal, se hizo constar la protocolización del acta de Asamblea de la Academia Mexicana de Derecho Internacional, en donde se trató, entre otros puntos importantes, la aprobación del Reglamento del Comité de Damas y la creación de la Asociación Civil denominada “Amigos de la Academia”.

El Comité de Damas se integra oficialmente a la Academia, como uno de sus grupos actuantes, con el fin primordial de hacer honor al valor y apoyo de las señoras esposas de académicos y pleitesía a las viudas que tanto ayudaron a sus esposos y siguen con el mismo espíritu de colaboración con los ideales y trabajos académicos. Se establece que será Presidenta del Comité de Damas la viuda del académico de más alto rango, como lo fue su primera Presidenta Doña Dolores Méndez, viuda de Don Alejandro Quijano, que fuera Presidente de la Academia, a la que siguió la Sra. Josefina Eisserman viuda de Don Isidro Fabela y a su muerte le sucede Doña Eva Sámano de López Mateos, viuda del ilustre Presidente Don Adolfo López Mateos y sigue Doña Josefina Juárez de Torres Bidet para continuar con la Sra. Elena Flores viuda de Carrillo Flores. Al sentir su ausencia se designa Presidenta a Doña Rosa María Torres Torija de Flores Zavala, par substituirla después de su lamentable fallecimiento por la Sra. Guadalupe Gárate de Francoz Rigalt, viuda del Académico de Honor Antonio Francoz Rigalt, la Sra. Francoz es auxiliada, por residir fuera de la ciudad, por la Sra. María Lilia Rivas de Ruiz Alcántara, que ha venido actuando como Secretaria del Comité desde su organización, y ahora es considerada Presidenta Adjunta, Secretaria, Sra. Cristina Rosas de Cortázar; Vocales, Sra. Gloria Villalobos de Rovira, Julieta de García López, Julieta S. del Real, Juanita C. de Muñoz, Nesma de El-Dorghami, Safia de El-Masri, Natasha de Bratko, Laura K. de Maldonado y Romanita Ayala.

Para la Asociación de Amigos de la Academia se nombró para presidirla al Ing. Pascual Ortiz Rubio Jr., quien cambia su dirección fuera de la ciudad y queda en su lugar el Sr. Dr. Luis Castillo Alarcón, actual dirigente de este grupo.

El Notario 17 del Distrito de Tlalnepantla, Estado de México, Lic. Antonio Francoz Rigalt, otorga escritura número 6,970, Volumen 170, ordinario, de fecha 10 de septiembre de 1982, en la cual comparece la Dra. Esther Talamantes Perales en su carácter de Delegada Especial de la Reunión Plenaria del Consejo Ejecutivo de la Academia Mexicana de Derecho Internacional, A.C., celebrada el 11 de agosto de 1982, en la que se acordó, entre otros puntos, materializar los acuerdos tomados por unanimidad en la Asamblea Extraordinaria de la Academia de fecha 3 del mismo mes y año, para actualizar sus Estatutos Sociales, a solicitar se protocolice el acta de dicha reunión plenaria y se eleve a instrumento público, en esta reunión plenaria comparecen los “Consejeros Rectores de la Academia”, a saber: el Consejo de Honor representado por su Presidente, el Decano de la Academia, Dr. Luis Gonzaga Sevilla; el Consejo Directivo representado principalmente por su Presidente el Sr. Dr. Luis Padilla Nervo, representado en ese acto por la Dra. Esther Talamantes Perales; el promotor Dr. Antonio Francoz Rigalt, el coordinador Dr. Humberto Rubalcaba, así como el Canciller de la Orden, el Embajador y Almirante Manuel Zermeno Araico, por su Secretaria, la Magistrada Gloria Sánchez Hidalgo, por el Patronato el Dr. Saltiel Alatriste, Presidente y el Vicepresidente del mismo Dr. Juan Highland Gómez. El Comité de Damas estuvo representado por la Sra. Cristina Rosas de Cortázar Creel y por la Asociación de Amigos de la Academia compareció el Sr. Ing. Pascual Ortiz Rubio. Este testimonio quedó debidamente inscrito en el Registro Público de Personas Morales Civiles en el folio real número 00005772, con fecha 15 de marzo de 1983.

En Asamblea General Ordinaria de Académicos, celebrada en la Sede de la Asociación, en agosto de 1994 se hace una declaración solemne, que se dicta con la advertencia de que serán sus postulados definitivos para toda la vida de la Academia, y dice:

La Academia es una Asociación Civil, sin fines lucrativos, que se sostiene con cuotas con las aportaciones de sus asociados, y aportaciones voluntarias, con domicilio social en México, D.F., y capítulos en el exterior, se rige por sus estatutos sociales, celebrando Sesiones Ordinarias de Consejo Directivo, para la resolución de sus asuntos internos y Sesiones Solemnes para el ingreso de nuevos académicos.

Entre los objetivos sociales de la Academia están, entre otros, el estudio, promoción y codificación del Derecho Internacional y el apoyo al Gobierno e Instituciones Mexicanas, a las Naciones Unidas y a sus organismos, dentro del marco impuesto por el Orden Internacional actual, en cuanto al desarrollo socioeconómico y al impacto de la Ciencia y la Tecnología en los renglones del Derecho Humanitario, el Derecho Ambiental, el del Mar, el del Espacio Aéreo y Ultraterrestre, el de la Energía Nuclear y otros capítulos más que integran el Derecho Internacional Contemporáneo.

Su filosofía se basa en un renovado concepto jusnaturalista, concebido dentro de la actual ética de los valores, tanto de los fundamentales como la justicia y la seguridad jurídica como de los consecutivos de la libertad, la igualdad y la paz social, esquema que representa la más alta manifestación del espíritu del hombre que crea su propio mundo, o sea, el mundo de la cultura.

Otra de las actividades fundamentales de la Academia es la contenida en sus estatutos, relacionada con las funciones de consulta y asesoría permanente que puede brindar a las diferentes dependencias del Gobierno Mexicano que se lo soliciten, tomando en cuenta que entre sus miembros están los principales juristas especializados en Derecho Internacional.

A partir de su fundador, el Sr. Lic. Don Ignacio de Aldama y González, se reconocen como los Presidentes de la Academia Mexicana de Derecho Internacional a, el Lic. Genaro Fernández Mac Gregor y Alberto María Carreño, quien junto con el Lic. Salvador Diego Fernández hacen la primera convocatoria para darle forma legal, le sigue el Lic. Julio García y se suceden en la Presidencia: Lic. Efrén Rebolledo, Lic. Luis Cabrera, Lic. Alejandro Quijano, Lic. Roberto Esteva Ruiz, Lic. Luis Quintanilla, Lic. Aarón Sáenz, Lic. Alfonso García Robles, Lic. Isidro Fabela, Lic. Ezequiel Padrilla, Lic. Luis Padilla Nervo, Lic. Euquerio Guerrero López, Lic. Luis de Gonzaga Sevilla, Decano, hasta su fallecimiento en 1994.

Por razón estaturaria los Presidentes de la República han sido y son los Presidentes de Honor de la Academia, así es que se considera al primero de ellos al Lic. Benito Juárez, y le siguen Lic. Sebastián Lerdo de Tejada, Lic. Emilio Portes Gil, Lic. Miguel Alemán, Lic. Adolfo López Mateos, Lic. Gustavo Díaz Ordaz, Lic. Luis Echeverría, Lic. José López portillo, Lic, Miguel de la Madrid Hurtado y Lic. Ernesto Zedillo Ponce de León.

 
Epoca Actual

Para cubrir la necesaria guía de la Academia y a la falta no solo de Presidente, sino de un cuerpo de acción, el Lic. Rubén Ruiz Alcántara, que venía fungiendo como Secretario, miembro del Consejo Directivo y Director de Relaciones, Protocolo y Ceremonial, trata de reunir a un grupo de Académicos basado en una antigua lista que dejó el Lic. Luis de Gonzaga Sevilla, Decano y Presidente, lista que parcialmente se actualizó y así, ayudado por el Dr. Antonio Francoz Rigalt, por el Dr. Carlos Casillas Vélez y el Lic. Eduardo Suárez, se hacen visitas a prominentes Académicos, como el Sr. Lic. Miguel de la Madrid Hurtado, Expresidente de la República, Lic. Miguel Alemán Velasco, Senador y al Lic. Pedro Ojeda Paullada, Diputado, para pedirles su colaboración encabezando la reorganización y quienes por manifestación de su voluntad dejaron que se propusiera en una Asamblea a un candidato con antigüedad y experiencia en la Academia. Así fue como a partir del mes de abril de 1995 se iniciaron los trabajos de una nueva administración de la Academia Mexicana de Derecho Internacional, se siguió actualizando la lista de Académicos, se preparó la primera ceremonia de ingreso, Académico Honoris Causa, que se hizo a favor del Dr. Jan Bratko, Embajador de Eslovaquia en México, el día 28 de abril de 1995, actuando por la Academia el Dr. Antonio Francoz y Rubén Ruiz Alcántara. La ceremonia fue un éxito de asistencia de aceptación por los medios de prensa. La tesis que ofreció el Dr. Bratko fue interesantísima, trató sobre la separación pacífica, por simple tratado, entre las Repúblicas Checa y la Eslovaca. Este acto dio señal de voluntad de sus miembros para continuar con el mejor esfuerzo los trabajos Académicos, renació un entusiasmo entre los reorganizadores que estimulados por el cariño a la Institución y sus principios, aceptaron la reunión a la que se convocó el grupo encabezado por Rubén Ruiz Alcántara y seguido por el Dr. Carlos Casillas Vélez, Dr. Manuel Reguera Rodríguez y Dr. Antonio Francoz y así con la asistencia de 26 socios, antiguos Académicos, se realiza la Asamblea General de Asociados el día 22 de junio de 1995, levantándose el acta respectiva que después queda protocolizada ante el Notario 120 de la Ciudad de México, Lic. Luis Latapí Fox e inscrita en el Registro de Asociaciones. Escritura número 25,426, libro 539, de 14 de agosto de 1995.

En la Asamblea citada se aprueba una reorganización aceptando los estatutos que quedaron grabados en la escritura número 6970, volumen 170 ordinario del 10 de septiembre de 1982, pasada ante la fe del Notario 17 del Municipio de Tlalnepantla, Lic. Antonio Francoz Rigalt y que ordenan que el gobierno de la Academia se forma por un Consejo de Honor y otro Directivo, para el Consejo de Honor se reconoce que lo integren los antiguos Vicepresidentes de la Academia, que son el Dr. Ernesto Flores Zavala, Dr. Antonio Francoz Rigalt, Lic. Juan Highland Gómez Medhat El-Masri, Dra. Esther Talamantes Perales y Lic. Marco Antonio Muñoz. Para el Consejo Directivo se eligen a los Licenciados Rubén Ruiz Alcántara como Presidente, antigüedad 1964, Dr. Carlos Casillas Vélez y Dr. Manuel Reguera Rodríguez, Vicepresidentes, a quienes se les otorga poder legal para actuar. La Lic. Gloria Sánchez Hidalgo se encarga de la Cancillería de la Orden Mexicana del Derecho, la Cultura y la Paz y actúan como comparecientes, testigos de honor el Dr. Carlos M. Paz Cordero, Lic. Consuelo Sáenz de Miera, Lic. Saltiel Alatriste, Lic. Guadalupe Gómez Maganda de Anaya, Dr. Jamal Shemirani, y otros más.

Con aportaciones personales de la presidencia se adquieren los primeros veinticinco diplomas oficiales, se ordena la papelería, formas y equipo de trabajo. La Canciller de la Orden recupera algunas veneras para imponerlas a los ingresantes que se programaron. Después de una importante aportación espontánea del Lic. Luis Maldonado Venegas, próximo para ingresar a la Academia, se compra las primeras veinticinco veneras y 50 diplomas para Académicos y Damas de la Academia. La oficina de la Institución queda instalada formalmente para el Consejo Directivo.

El 3 de agosto de 1995, la Academia Mexicana de Derecho Internacional quedó inscrita en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) bajo la clave AMD 820910 5RB, al amparo del cual expide sus recibos y rinde sus obligaciones fiscales.

El 8 de septiembre de 1995, en una ceremonia de especial solemnidad, con la presencia del Sr. Subsecretario de Relaciones, Dr. Javier Treviño, altos funcionarios del Gobierno Federal y representantes de las Organizaciones de Abogados, del Presidente de la Sociedad de Geografía y Estadística, distinguidos Embajadores y un gran número de invitados que llenaron el Auditorio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, ingresó a la Academia el Sr. Lic. Luis Maldonado Venegas, entonces Consejero de la Presidencia y distinguido actor de diversas comisiones oficiales, entre ellas como mediador en el conflicto revolucionario de Chiapas y otras con particular éxito. Posteriormente fue electo el Lic. Maldonado Venegas como Vicepresidente del Consejo Directivo.


El Lic. Luis Maldonado Venegas ingresa como académico el día 8 de septiembre de 1995.

Convocados por el Consejo Directivo, se celebra el 30 de septiembre de 1996 una Asamblea de Académicos, todos en pleno goce de sus derechos sociales y se reforman algunos artículos de los Estatutos Sociales, ellos fueron el artículo 35, para decir que el Consejo de Honor lo forman, como Presidente Honorario, el Presidente Constitucional de la República y como integrantes los antiguos Presidentes y Vicepresidentes del Consejo de Honor, en un número limitado a seis miembros, que se substituirán a la ausencia de los actuales por miembros de mayor antigüedad en la Academia y por una destacada actividad. Artículo 36, las facultades con Consejo de Honor serán: A).- Cuidar el Orden Institucional de la Academia. B).- Ser Asesor del Consejo Directivo, cuando éste le pida su intervención. C).- Actuar como Cuerpo Colegiado. D).- Constituirse en Comisión de Honor y Justicia en casos de exclusión o rehabilitación de miembros de la misma. Artículo 39, primer párrafo…… y podrán ser reelectos. Artículo 40, fracción I).- Tener poder legal para actos de administración, para pleitos y cobranzas y facultad para substituirlo a favor de terceras personas, con las limitaciones acordadas. M).- Nombrar a su Presidente, quien tendrá poder general para pleitos y cobranzas y para actos de administración, sin limitación alguna y facultad para otorgar y revocar poder a terceras personas.


Ingreso Académico del Exmo. Sr. Mohamed El-Dorghami, Embajador de Ejipto el 24 de octubre de 1995.
Preside el Lic. Rubén Ruiz Alcántara, Presidente Directivo.



Ingreso Académico del Dr. Baltasar Cavazos Flores
Marzo de 1996.

A gestión del Consejo Directivo, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial otorgó a favor de la Academia Mexicana de Derecho Internacional, A.C. el registro de marca, con ese nombre bajo el número 514149, en la clase 41, que ampara toda clase de servicios para la promoción y organización de reuniones, conferencias, congresos, cursos, certámenes y publicaciones que tengan por finalidad el estudio y divulgación de la doctrina de la Política Mexicana en materia de Derecho Internacional….., fecha legal 13 de diciembre de 1995, vigencia de diez años, comprobación de uso cada tres años, ostentar la leyenda de “MR”, expediente 250187. Títulos de registro de marca de fecha 17 de enero de 1996. Se pagaron por derechos y servicios técnicos $1,208.65.


El Lic. Rubén Ruiz Alcántara, Presidente Directivo de la Academia, impone el Birrete Académico al Exmo. Dr. Boutros Boutros Ghali, Secretario General de las Naciones Unidas. Nueva Cork, Mayo 28 de 1996.


Boutros Boutros Ghali exponiendo su tesis de ingreso
a la Academia Mexicana de Derecho Internacional.

Una ceremonia de relevante importancia por el impacto internacional que desplegó, de gran solemnidad y sujeta al estricto protocolo diplomático, se celebró en el edificio de Naciones Unidas, en Nueva York, para recibir a su Secretario General, Eximo. Dr. Boutros Boutros-Ghali. El acto, en su dirección, lo llevó el Vicepresidente Dr. Carlos Casillas Vélez y fue presidida por el Presidente de la Academia, Lic. Rubén Ruiz Alcántara. El discurso de recepción lo pronunció el Lic. Luis Maldonado Venegas, Vicepresidente, y la tesis de ingreso dictada por el Dr. Boutros-Ghali tuvo especial significación por hacer destacada mención a los hechos diplomáticos de México, recordando que fue México el primer Estado que sometió una causa al Tribunal Permanente de Arbitraje de La Haya, denunciando controversias internacionales y que México siempre ha cumplido los laudos arbítrales, le fueran o no favorables. Entre las muchas felicitaciones que recibimos por este particular acto, se encuentra una atenta carta del Sr. Presidente de la República, Dr. Ernesto Zedillo Ponce de León. La asistencia de Académicos fue muy numerosa, todos togados, además de otros miembros diplomáticos acreditados ante Naciones Unidas, como el Sr. Embajador Manuel Tello, la Embajadora Rosario Green y público invitado.


Dr. Luis Maldonado Venegas, Vicepresidente de la Academia, pronuncia el
discurso de recepción al Dr. Boutros Boutros Ghali


La señora Ma. Lilia Rivas de Ruiz, Presidenta del Comité de Damas de la Academia, impone la medalla y
entrega el Diploma de la academia a la Sra. Leia Maria Boutros,, Esposa del Dr. Boutros Boutros Ghali.
Nueva Cork, Mayo de 1996.

Además del capítulo Académico que tiene jurisdicción en los Estados Unidos, con Sede en Dallas, Texas, presidido por el Juez Jonh Marshal, la Academia ha constituido capítulos, el 10 de enero de 1996, para el Estado de Morelos, Campus Cuernavaca, presidido por el Lic. Luis Lauro Aguirre de Querati; con fecha 27 de julio de 1996 se creó el capítulo Estado de Guerrero, Campus Acapulco, bajo la Presidencia de la Senadora Guadalupe Gómez Maganda y el 10 de diciembre de 1996 se instituyó el capítulo Estado de México, Campus Toluca, quedando la Presidencia en manos de la Dra. Mireille Roccatti

Por cierto, la ceremonia para el ingreso de la Dra. Mireille Roccatti, se celebró en la sala magna “Adolfo López Mateos” de la Universidad del Estado de México, el día 31 de enero de 1997, presidida por el Lic. Rubén Ruiz Alcántara, actuando en el protocolo la Embajadora Lic. Cosuelo Sáenz de Miera, en la presentación el Dr. Manuel Reguera y discurso a cargo del Dr. Carlos Casillas. El acto revistió gran solemnidad por tratarse de la Presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. La asistencia fue nutrida, destacándose el Secretario General del Gobierno del Estado en representación del Lic. César Camacho Quiroz, Gobernador del Estado, del Rector Dr. Marco Antonio Morales Gómez, del Sr. Presidente Municipal de Toluca, de los Jueces de los Tribunales del Estado, altos Funcionarios Federales, asociaciones y grupos representativos de las actividades industriales del Estado de México. La tesis presentada por la recipendiaria fue interesantísima al hacer historia del Ombudsman desde sus inicios, como protector de la gente y ahora de las comisiones defensoras de los Derechos Humanos en el mundo.


La Senadora de la República Ma. Guadalupe Gómez M. Pronunció el discurso oficial de la
Academia declarando abierto el capitulo Estado de Guerrero, Campus Acapulco. Julio de 1996.



El Académico y Senador Miguel Alemán Saluda al Presidente Directivo Lic. Rubén Ruiz Alcántara,
al término del acto de instalación del Capítulo Estado de Guerrero. Acapulco 27de julio de 1996.

El Presidente del Consejo Directivo ha dictado conferencias ante la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística y en la Escuela Mexicana de Turismo, dando a conocer los propósitos de la Academia.

La Academia hizo público reconocimiento al Gobierno Federal apoyando como acción legal la que tuvo al deportar a un extranjero, presunto narcotraficante, García Äbrego. Se hizo una publicación en el diario Reforma.


El Exmo. Sr. Bruno Delaye, Embajador de Francia en México, ingresa como
Académico Honoris-Causa el 15 de octubre de 1996.


Ceremonia de Ingreso a la AMDI de la Dra. Mirelle Rocati en la
Universidad Autónoma del Estado de México



Ceremonia de Ingreso a la AMDI de la Dra. Mirelle Rocati en la
Universidad Autónoma del Estado de México. Enero 31 de 1997.

El Dr. Manuel Reguera también Vicepresidente del Consejo Directivo, es especialista en materia de Derecho Laboral y acompañado por el Dr. Baltasar Cavazos Flores acudieron en representación de la Academia a la Conferencia Internacional sobre Derecho del Trabajo y la Seguridad Social, celebrada en Lima, Perú, así como también a otra en Río de Janeiro, Brasil.

El Lic. Luis Maldonado Venegas, Vicepresidente de la Academia, es un destacado Funcionario Público, quien ha tenido una activa y fructífera actividad en diversas dependencias del Gobierno Federal, conferencista de reconocido prestigio y estudioso de los temas más relevantes del acontecer nacional.

La Academia firmó un acuerdo de intercambio de conocimientos y relaciones culturales con la Asociación Iberoamericana de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social.

Igualmente con Naciones Unidas se ha abierto un programa de información y relaciones para mutuo acercamiento de conocimientos en el Orden Internacional.

En la Secretaría de Relaciones Exteriores se ha encontrado magnífico acercamiento y pasan información sobre congresos, becas, estudios de otros países en materia internacional, así también da a la Academia sugestiones o indicaciones sobre el estado político y social que se tiene con otros países. Especiales atenciones se reciben del Sr. Subsecretario, Lic. Javier Treviño Cantú y del Dr. Abraham Montes de Oca, Director de Derecho Internacional.

El distintivo de la Academia Mexicana de Derecho Internacional lo constituye la condecoración creada en 1960 en solemne ceremonia celebrada en el Castillo de Chapultepec, presidida por el Lic. Adolfo López Mateos, en ese entonces Presidente de la República, y por los Expresidentes Emilio Portes Gil y Miguel Alemán Valdés, con quienes además estuvieron presentes los miembros del cuerpo diplomático extranjero acreditado en México, la Orden Mexicana del Derecho de la Cultura y la Paz.

La Academia ha recibido aportaciones voluntarias y cuotas que se han venido reportando en las notas mensuales de tesorería. Se publicó la lista de socios con derechos plenos.

El mes de julio de 1998, por gestiones de nuestro Vicepresidente, Lic. Luis Maldonado Venegas, la Academia Mexicana de Derecho Internacional, recibió una bondadosa aportación, en efectivo, de la Academia Metropolitana de la Ciudad de México, A.P., con lo cual dado posibilidades para adquirir nueva dotación de condecoraciones de la Orden y medallas para las Damas de la Academia, además de nuevos diplomas y pagar la edición extra del libro que contiene la historia de este Colegio. Se imprimirán también los estatutos sociales y una edición periódica de las tesis que presentan los académicos que ingresan.

 
Ingresos Académicos

En esta segunda etapa directiva han ingresado: El Exmo. Embajador de Eslovaquia, Dr. Jan Bratko el 28 de abril de 1995; el Dr. Y Prof. Embajador Fernando José Ayala de Paraguay el 30 de junio de 1995; Lic. Nicéforo Guerrero y el Lic. Luis Latapí el 28 de agosto de 1995; el Sr. Lic. Luis Maldonado Venegas ingresa solemnemente en el Auditorio de la Secretaría de Relaciones Exteriores el 8 de septiembre de 1995; El Exmo. Emb. de la República Árabe de Egipto, Dr. Mohamed Andel Moneim El-Dorghamy el 24 de octubre de 1995; los Señores Dr. Dermont McCluskey y Eamon O’Higgins, de la Universidad Anáhuac del Sur ingresaron el 22 de noviembre de 1995; el 27 de enero de 1996 se instaura el Capítulo Estado de Morelos e ingresa el Sr. Lic. Luis Lauro Aguirre de Kerati, ceremonia en Cuernavaca, Mor.; el Sr. Dr. Rafael Martínez Cervantes, Vicerrector de la Universidad La Salle el 27 de febrero de 1996; el Dr. Baltasar Cavazos Flores el 15 de marzo de 1996; el 24 de mayo de 1996 ingresa en sesión solemne celebrada en el edificio de Naciones Unidas, el Sr. Dr. Boutros Boutros-Ghali, Secretario General; en la ciudad de México el 20 de junio de 1996 el Dr. Adolfo Arrioja Vizcaíno; el 27 de julio de 1996 se instaura el capítulo Estado de Guerrero, Campus Acapulco, nombrando su Presidente a la Senadora Académica Guadalupe Gómez Maganda de Anaya; el Exmo. Dr. Carlos Gianelli Derois, de Uruguay ingresa el 31 de julio de 1996; el 15 de octubre de 1996 el Exmo. Embajador de Francia Dr. Bruno Delaye; el Dr. Alfredo Santibáñez Woolrich, de Texas, ingresa el 29 de noviembre de 1996; el 31 de enero de 1997 el ingreso de la Dra. Mireille Roccatti Velásquez, Presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el 22 de abril de 1997 los Académicos ofrecieron una comida al Exmo. Sr. Nuncio Apostólico, Mns. Girolamo Prigione donde se pronunciaron elocuentes palabras para despedirle ya que terminaba su misión diplomática en este país. En un acto especial, celebrado el día 12 de junio de 1997, se otorgó la condecoración de la Orden Mexicana del Derecho la Cultura y la Paz al Sr. Jean Berthelot, en reconocimiento a las facilidades que ha dado a la Academia. Igual distinción se hizo a S. E. Dr. Husseien el Gamal, Secretario General del Fondo Social de Desarrollo de Egipto. El 27 de junio de 1997 ingresó como Académico Honoris Causa el Exmo. Sr. Dr. Jozsef Kosárka, Embajador de Hungría en México. En septiembre 9 de 1997 en ceremonia en la Sede académica se celebro el ingreso del Exmo. Sr. Embajador Enrique Roman-Morey, Secretario General del Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares OPANAL. El 2 de octubre de 1997 ingresa como Académico Titular el Magistrado del Tribunal Agrario, Lic. Agustín Hernández González. En nutrida ceremonia celebrada en el patio central del edificio de la Sede, se celebró la recepción académica del Lic. Manuel Díaz Infante de la Mora, Delegado del Departamento del Distrito Federal.

El Sr. Dr. Máximo Carvajal Contreras, Director de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, ingreso como Académico Titular el día 4 de diciembre de 1997, acto en la Sede Académica. El 10 del mismo diciembre se otorga la condecoración de la Orden al Exmo. Sr. Moustafa el Diwani, Subsecretario de Relaciones Exteriores de Egipto, que se encontraba en México, en misión oficial. Para el mes de enero de 1998 se programó el ingreso académico del Exmo. Sr. Dr. Terusuke Terada Embajador de Japón, pero la ceremonia se pospuso por tener que regresar a su país para atender los funerales de su Señor Padre.


El Embajador Enrique Roman-Morey, Secretario General del Organizmo para la prescripción de las
armas nucleares en América Latina y el Caribe ingresa a la Academia el 9 de septiembre de 1997.



El Mtro. Manuel Díaz Infante de la Mora, ingresa como Académico de número el 8 de noviembre de 1997.





Asistentes a la ceremonia de ingreso del Mtro. Manuel Díaz Infante


Fue el 19 de marzo de 1998 cuando en ceremonia especial se honró la memoria del Sr. Lic. Y General Aarón Sáenz Garza, que fuera el Presidente del primer Consejo Directivo de esta Academia, el discurso oficial de la Academia lo pronunció el Sr. Dr. Santiago Roel García, Exsecretario de Relaciones Exteriores de México. El 20 de marzo de 1998 se impuso la condecoración de la Orden al Sr. Ing. Jan Sitek, Secretario de la Defensa de la República Eslovaca, quien vino a nuestro País en misión oficial. El jueves 26 de marzo de 1998 en la Cancillería de la Embajada Japonesa ingresa en ceremonia solemne el Exmo. Sr. Dr. Terusuke Terada, Embajador de Japón.

El 6 de abril de 1998, como Académico Honoris Causa ingresa el H. Sr. Dr. Helmut Von Pelet-Narbonne, Juez Presidente de la Corte de Manchen, Alemania, la ceremonia se celebro en el edificio de la Embajada Alemana.

El Sr. Lic. Jorge Marín Santilla, Presidente de la Confederación de Cámaras de la Industria, recibió el título de Académico Honoris-Causa el día 7 de junio de 1998, ceremonia con extraordinaria asistencia celebrada en el patio central del Centro Cultural Isidro Fabela, Sede Académica. La tesis presentada versó sobre las facilidades existentes para la inversión extranjera en México y el desarrollo de las industrias que aumentan la exportación.

Por virtud de un acuerdo del Consejo Directivo se celebró un acto luctuoso, en la Sede alterna de la Academia, para honrar la memoria del Profesor Héctor Manuel Romero, ilustre escritor, historiador y fedatario de la Ciudad de México, cuyos textos han sido bien recibidos en el extranjero. Buen beneficio para el turismo receptivo de nuestro país. Se le entregó la condecoración de la Orden Mexicana del Derecho, la Cultura y la Paz en grado oficial y su diploma a la viuda del Profesor Romero, Sra. Dora Julieta González de Romero, el día 14 de agosto de 1998.

 
Relaciones
Con fecha 21 de mayo de 1996 se recibió en la Academia una atenta carta del Sr. Dr. Ernesto Zedillo Ponce de León, Presidente Constitucional de la República, felicitándonos por nuestros trabajos, en especial por la relación que se tuvo con Naciones Unidas al recibir el ingreso del Exmo. Dr. Boutros-Ghali. Igual felicitación recibimos del Sr. Dr. Javier Treviño Cantú, Subsecretario de Relaciones Exteriores y otras más de funcionarios y particulares.
Cartas de apoyo y felicitación por las actividades de la Academia se han recibido de Instituciones Nacionales y Extranjeras. Todas estas misivas se conservan en un álbum que está a la vista de socios y visitantes.
En dos reuniones formales el Comité de Damas entregó los nuevos diplomas y medallas, todas ellas hechas especialmente para este grupo. Se dio reconocimiento a las de mayor antigüedad que no tenían esta distinción, así como a las de nuevo ingreso. Se regularizó el directorio de Damas de la Academia y se prepara un plan de trabajos.


El Doctor Máximo Carvajal Contreras director de la Facultad de Derecho de la UNAM, recibe la
Venera de la Orden Mexicana del Derecho, la Cultura y la Paz el 4 de diciembre de1997.


En esta etapa de la administración 1996, la Academia ha sentido la pena de perder a valiosos elementos, distinguidos en su labor académica, los Señores Osvaldo Shon, fallecido en 1995, Dr. Félix Dumont, Fiacro Quijano Méndez, Dr. Antonio Francoz Rigalt, fallecidos en 1996, Embajador Lic. Francisco García Sancho en 1197, el Maestro Ernesto Flores Zavala en 1997 y Ernesto Greter en 1998.

Al terminar su misión diplomática en México el Exmo. Nuncio Apostólico, Dr. Girolamo Prigione, Académico Honoris Causa, distinguido con la Orden Mexicana del Derecho, la Cultura y la Paz, en grado de Comendador, participó a la Academia su separación por tener que salir del país. Para expresar el sentimiento de los Académicos dándole las gracias por la gran colaboración que prestó a los trabajos culturales de la Institución y por otra parte decirle la buena memoria que deja a sus colegas, éstos le ofrecieron una comida el día 22 de abril de 1997, con asistencia de cuarenta y siete Académicos. Quedó de manifiesto en este acto que se reconoce al Exmo. Nuncio Prigione el haber logrado el establecimiento de relaciones entre el Gobierno Mexicano y el Vaticano en Roma, además de otros éxitos de su misión apostólica y diplomática.


El Lic. Aaron Saenz Couret recibe el Diploma y condecoración que la academi otorga al
Sr. Lic. Don Aaron Saenz Garza en reconocimiento a su labor como primer Presidente Directivo de la Academia.

Presentes Lic. Juan Highland, Lic. Rubén Ruiz Alcántara, y Sr. Santiago Roel

En cumplimiento a lo dispuesto por los artículos sexto, inciso q), artículo séptimo, fracción e), y artículo décimo cuarto de sus estatutos, la directiva de la Academia otorgó el Sr. Jean Berthelot, título de miembro benefactor y la medalla de la Orden Mexicana del Derecho, la Cultura y la Paz, por la ayuda que dio durante los años 1995 y 1996 al logro de las actividades de la Academia. Este tipo de reconocimientos se acordó hacerlos anualmente a favor de las personas distinguidas por colaboraciones especiales.


Condecoración con la Medalla de la Orden Mexicana del Derecho la Cultura y la Paz al
Sr. Jean Berthelot, por las ayudas que ha dado a la Academia

Dr. Embajador de Francia Bruno Delaye, Jean Berthelot, Lic. Rubén Ruiz Alcántara, Emb. Consuelo
Saenz de Miera, Juan Highland G., Carlos M. Paz, Emb. Yaci Rovira y Dr. Manuel Reguera Rodríguez.

Dentro de los asuntos que tiene en trámite el Consejo Directivo se encuentran la reconstrucción de su Sede, la publicación de las tesis presentadas por los ingresantes, en esta nueva etapa de administración, así como preparar los arreglos para el ingreso de S.M. Juan Carlos de Borbón, Rey de España, el ingreso académico del Sr. Presidente de Egipto, todos ellos en la Sede circunstancial de sus propios países. En la ciudad de México, resolver fechas para los ingresos académicos de los Señores Lic. José Antonio Maya Shuster, Lic. Olivia Garza de los Santos, Exmo. Dr. Vladimir Meciar, Primer Ministro de la República Eslovaca, Lic. Cesar Camacho Quiroz, Gobernador del Estado de México, Lic. Jaime A. Vela del Río, Lic. Gonzalo Vilchis Prieto, Marco Antonio Pérez de los Reyes, María Teresa Moneda de la Cueva, Víctor Manuel Moreno González, Dr. Jorge Witker Velásquez, Dr. Manuel Becerra Ramírez y otras solicitudes en estudio ante el Comité de Ingresos, entre las cuales destacan para fecha próxima el ingreso del Sr. Embajador de Brasil Exmo. Dr. Francisco de Paula Junqueiro y el de España José Ignacio Carvajal.


El Exmo. Embajador Sr. Teruske Terada, del Japón, ingresa como
Académico Honoris-Causa el 26 de marzo de 1998.

Por Asamblea del 22 de junio de 1997, se elige por unanimidad de votos al Sr. Lic. Santiago Roel García, como miembro del Consejo de Honor de la Academia.

La Academia y sus académicos siguen con renovado esfuerzo en la lucha por el conocimiento de los grandes valores de la Ciencia del Derecho Internacional, ratificando su filosofía en el concepto jusnaturalista dentro de la actual ética de los valores fundamentales como la justicia y la seguridad jurídica que afirmen la libertad, la igualdad y la paz social, esquema que representa la más alta manifestación del espíritu del hombre que crea su propio mundo, el mundo de la cultura.

Las actividades de la Academia se fueron multiplicando y los requerimientos de Diplomáticos, Oficinas Gubernamentales y de particulares aumentaron considerablemente el trabajo administrativo y de Orden Científico. Apremiados por estas necesidades se consideró necesario tener un local más accesible al centro activo de la Ciudad y sin dejar la tradicional Sede, en la histórica casa de Don Isidro Fabela, que fue un gran Presidente de esta Academia, se acondicionó un lugar en la casa propiedad de la Sra. Ruiz Alcántara para instalar la Sede alterna, oficial, de la Academia Mexicana de Derecho Internacional, A.C.

El local se inauguro formalmente invitando para conmemorar el acto de apertura a la Sra. Rosario Green, Secretaria de Relaciones Exteriores, al Sr. Lic. Esteban Moctezuma, Secretario de Desarrollo Social, al Lic. Luis Maldonado Venegas, Subsecretario de Desarrollo Regional, Embajador Carlos A. de Icaza, Subsecretario de Relaciones Exteriores, Lic. Jorge Álvarez Fuentes, Director General de la Academia Diplomática, Lic. Jorge Marín Santillán, Presidente de la Confederación de las Cámaras Industriales, al Sr. Lic. Jorge A. Fernández S. Delegado del Departamento del Distrito Federal en Miguel Hidalgo, Sr. Lic. Francisco Garduño Yánez, al Sr. Lic. Alberto Almendares Gómez, Director de Gobierno, y, desde luego, con asistencia de los Señores Embajadores y Académicos. El acto tuvo lugar el 22 de agosto de 1998 y la dirección oficial es: Calle de Shakespeare Núm. 108 Col. Anzures, Ciudad de México.

El Consejo Directivo formado por los Señores, Dr. Manuel Reguera Rodríguez, Lic. Luis Maldonado, Emb. Consuelo Sáenz de Miera, y Lic. Rubén Ruiz Alcántara, Presidente, atendieron la organización de estos actos.